2 sept. 2010

LA PRESENCIA MENTAL


Gathas para la práctica de la presencia mental
Cuando entré como novicio en el monasterio de Tu Hieu, en el 1942, recibí una copia de los Gatha para el uso cotidiano, recogidas por el maestro Du Ti. Los Gatha son breves poesías que deberíamos recitar durante las actividades cotidianas y que nos ayudan a permanecer en plena conciencia.
En Plum Village en Francia, practicamos los Gatha cuando nos despertamos, cuando entramos en la sala de meditación, durante las comidas y cuando fregamos los platos.
Meditar significa estar conscientes de lo que sucede en nuestros cuerpos, nuestros sentimientos, nuestra mente y en el mundo. Permanecer en el momento presente nos permite prestar atención a un sinfín de maravillas que se manifiestan bajo nuestros ojos. Podemos hallar la felicidad solo con contemplar lo que tenemos delante: la sonrisa de un niño, el amanecer o las hojas de otoño que ondean suavemente llevadas por el viento. Practicar un gatha puede ayudarnos a volver a nosotros mismos haciéndonos disponibles para todo lo que ocurre en el momento presente.
Puede ser muy útil memorizar estos gatha; al principio podéis aprender un número reducido de ellos y, a medida que vais progresando en la práctica, podéis ir aprendiendo nuevos.
Inspirad mientras recitáis el primer verso y expirad recitando el segundo.
Cuando acabéis de recitar el gatha, seguid desarrollando vuestra actividad con normalidad y hallaréis que vuestra plena conciencia ha mejorado. Cuando conducimos, las señales de tráfico nos ayudan a hallar el camino. Cuando vemos una señal de tráfico, nos acordamos de ella hasta que vemos a la siguiente.
Practicar los gatha es lo mismo.
Cuando practicamos bien, los gatha nos acompañan continuamente y vivimos todo el día en plena conciencia. (Zen master Thich Nhat Hanh)
1. AL DESPERTAR
Esta mañana, al despertar, he sonreído.
Ante mi veinte y cuatro horas radiantes.
Me comprometo a vivir cada momento plenamente
y contemplar a todos los seres vivientes
con los ojos de la compasión.
2. AL DAR EL PRIMER PASO DEL DIA
Caminar sobre la tierra
es un milagro.
Cada paso consciente
nos revela el maravilloso Dharmakaya.
3. LEVANTANDOSE DE LA CAMA
Si hoy, por error,
pisaré a un insecto,
! Que pueda liberarse!
Me arrodillo ante el Bodhisattva de la tierra
de la inmensa felicidad.
4. ABRIENDO LA VENTANA
Al abrir la ventana
Nos asomamos al Dharmakaya
¡Qué maravillosa es la vida!
Atenta a cada momento,
mi mente es clara como un rio
en calma, fluyendo hacia el vasto océano.
5. AL MIRARME AL ESPEJO
Ser consciente es un espejo
que refleja los cuatro elementos.
La belleza es un corazón amoroso
La belleza es una mente abierta
6. USANDO EL BAÑO
Impuro o inmaculado,
creciente o decreciente.
Estos conceptos sólo existen en nuestra mente.
La realidad del ser interior es insuperable.
7. AL ABRIR EL GRIFO DE AGUA
El agua mana desde lo alto de la montaña
El agua corre por las entrañas del planeta.
Milagrosamente, el agua viene hasta nosotros
Y sustenta la vida.
8. AL LAVARME LAS MANOS
El agua fluye sobre estas manos.
Que pueda usarla sabiamente
para conservar este maravilloso planeta.
9. AL CEPILLARME LO DIENTES
Al cepillarme los dientes y enjuagarme la boca,
Prometo hablar con pureza y amor.
Cuando mi boca está fresca y exhala
el perfume de la palabra adecuada,
una flor nace en el jardín de mi corazón.
10. AL BAÑARME
No nacido y sin embargo ya indestructible
más allá del tiempo y del espacio,
tanto la transmisión como la herencia
descansan en la naturaleza maravillosa
del Dharmakaya.
11. AL MIRARME LAS MANOS
¿De quién es esta mano
que nunca ha muerto?
¿Quién es el que nació en el pasado?
¿Quién es aquel que morirá en el futuro?
12. AL LAVARME LOS PIES
La paz y alegría
de cada dedo de pie.
Son la paz y la alegría
de todo mi cuerpo.
13. AL SENTARME (EN LA SALA DE MEDITACIÓN)
Sentarme aquí
es como sentarme bajo el árbol del Bodhi.
Mi cuerpo es la atención misma
enteramente libre de distracciones.
14. BUSCANDO UN POSICION ESTABLE AL SENTARME
En la posición del loto
la flor humana florece.
La flor de Udumbara
está presente dándonos su fragancia.
15. CALMAR LA RESPIRACION
Inspiro y calmo mi cuerpo
Expirando, sonrío
Momento presente,
Momento maravilloso
16. AL AJUSTAR LA POSTURA PARA MEDITAR
Los sentimientos van y vienen
como las nubes en un día de viento.
La respiración consciente
es mi ancla.
17. AL SALUDAR A ALGUIEN
Una flor de loto para ti,
un futuro buda.
18. LAS CINCO CONTEMPLACIONES (ANTES DE COMER)
1. Esta comida es un regalo de la tierra, el cielo, de numerosos seres vivos y
de mucho trabajo.
2. Comamos con gratitud y en plena conciencia para ser merecedores de
recibirla.
3. Reconozcamos y transformemos nuestros torpes estados mentales,
especialmente el deseo compulsivo, y aprendamos a comer con moderación.
4. Mantengamos viva nuestra compasión, comiendo de tal forma que
reduzcamos el sufrimiento numerosos de los seres, preservando nuestro
planeta Tierra y frenando el proceso de calentamiento global y el cambio
climático.
5. Aceptemos esta comida para nutrir nuestra hermandad, fortalecer nuestra
Sangha y alimentar nuestro ideal de servir a todos los seres.
19. ANTES DE EMPEZAR A COMER
En todo el mundo,
Los seres luchan para sobrevivir.
Aspiro a practicar profundamente
para que todos tengan alimento suficiente.
20. AL EMPEZAR A COMER
Con el primer bocado, me comprometo a ofrecer alegría.
Con el segundo, me comprometo a ayudar a superar el sufrimiento de los
demás.
Con el tercero, me comprometo a ver la alegría de los demás como mía.
Con el cuarto, me comprometo a aprender el camino de la ecuanimidad y de la
generosidad.
21. AL ACABAR DE COMER
El plato está vacío.
Mi apetito satisfecho,
Las cuatro gratitudes¹
Llenan mi corazón.
(NOTA: Cuatro gratitudes: recuerdan a los padres, maestros, amigos y a
todas las especies orgánicas e inorgánicas que sustentan nuestras vidas)
22. AL TAÑER LA CAMPANA
Cuerpo, habla y mente en perfecta unidad.
Mi corazón acompaña el sonido de la campana.
¡Ojala los que la oigan despierten del letargo
y superen toda ansiedad y dolor!
23. AL OIR LA CAMPANA
Escucha, escucha,
este maravilloso sonido
me devuelve
a mi verdadero ser.
24. GATHA PARA LA MEDITACION DE LA MAÑANA
El cuerpo del Dharma nos aporta la luz de la mañana.
En la concentración, nuestro corazón está en paz.
Una nueva sonrisa nace sobre nuestros labios,
Un nuevo día comienza.
Lo viviremos de forma despierta.
El sol de la sabiduría acaba de salir,
Iluminando todas las direcciones.
Noble Sangha, unifiquemos todo nuestro ser
En la meditación.
Namo Shakyamunaye Buddhaya
25. MEDITACION DE LA TARDE
Con postura erecta y estable
Estamos sentados al pie del árbol Bodhi.
Cuerpo, palabra y mente serenos y tranquilos,
No hay pensamientos ni buenos, ni malos.
Nuestro cuerpo y nuestra mente en perfecta plena consciencia,
Redescubrimos nuestra naturaleza original
Y abandonamos la orilla de la confusión.
Noble Sangha, unifiquemos todo nuestro ser
En la meditación.
Namo Shakyamunaye Buddhaya
26. IMPERMANENCIA
(RECITARLO AL FINAL DE LA JORNADA)
El día termina y la vida pasa.
Un día menos nos separa de nuestra muerte.
Analicemos con profundidad
¿Qué hemos hecho en todo este tiempo?
Diligentemente, practicando con todo nuestro ser,
Vivamos plenamente cada instante,
Liberándonos así del sufrimiento.
Conscientes de la impermanencia,
No dejemos pasar nuestra vida inútilmente.
27. RESPIRANDO
(VERSIÓN 1)
Vuelvo a mí mismo
y tomo refugio en mi isla interior.
Mi plena conciencia es Buda
mostrándome el camino.
Mi respiración es el Dharma
Protegiendo cuerpo y mente.
Mis cinco agregados son la Sangha
viviendo en armonía.
Inspiro, espiro.
Me siento como una flor,
solido como una montaña
tranquilo como el agua que refleja
lo que es bello y verdadero,
libre como el espacio.
28. RESPIRANDO
(versión 2)
Cuando inspiro, sé que estoy inspirando.
Cuando expiro, lo sé.
Cuando la inspiración se vuelve más profunda,
la expiración se vuelve más lenta.
Inspirar me calma. Expirar me relaja.
Cuando inspiro, sonrío.
Cuando expiro me suelto.
Cuando inspiro,
sólo hay este momento presente,
Cuando expiro es un momento maravilloso.
29. AL SONREIR A NUESTRO ENFADO
Inspirando, se que el enfado
me hace ser desagradable.
Expirando, sonrío.
Permanezco con mi respiración,
para no perderme a mí mismo.
30. AL ENCENDER EL ORDENADOR
Al encender el ordenador,
entro en contacto
con mi consciencia deposito.
Hago el voto de transformar
todo hábito
y de facilitar el crecimiento
del amor y de la comprensión.
31. AL CONDUCIR EL COCHE
Antes de poner en marcha el coche
sé adónde voy a ir.
El coche y yo somos uno.
Si el va rápido, yo también.
32. AL BEBER TE’
Esta taza de té que sostienen
mis dos manos despierta mi atención.
Mi cuerpo y mi mente
moran realmente aquí y ahora.
33. AL REGAR EL JARDIN
Querida planta no pienses
que serás cortada.
Este arroyo proviene de la tierra y del cielo.
Estamos juntos por innumerables vidas.
34. AL HABLAR POR TELEFONO
Las palabras pueden viajar
a través de miles de kilómetros.
Mis palabras pueden crear
mutuo entendimiento y amor.
Pueden ser tan hermosas
como piedras preciosas,
tan bellas como flores.
35. REGANDO LAS PLANTAS
El sol y el agua fresca
hacen reverdecer toda la vegetación
Cuando cae la lluvia de la compasión del Bodhisattva,
hasta el árido desierto se convierte en una llanura fértil.
36. MEDITAR CAMINANDO
La mente puede seguir cientos de direcciones.
Pero yo camino en paz,
por este maravilloso sendero.
A cada paso sopla un viento suave.
A cada paso nace una flor.
37. AL ENCENDER LA LUZ
El olvido es la oscuridad.
La conciencia es la luz.
Yo vuelvo a la atención
para brillar más allá de la vida.
38. AL LAVAR LAS VERDURAS
En estas verduras frescas
puedo ver un sol verde.
Todos los dharmas se unen
para hacer posible la vida.
39. LIMPIANDO EL CUARTO DE BAÑO
Qué maravilloso es fregar y limpiar.
Día tras día, el corazón y la mente
Se vuelven más claros
40. AL BARRER
Cuando barro cuidadosamente el suelo
de la Iluminación,
florece en la tierra
un árbol del conocimiento.
41. AL TIRAR LA BASURA
En la basura veo una rosa
En la rosa veo la basura.
Todo se está transformando.
Incluso la permanencia es impermanente.
42. CAMBIANDO EL AGUA DE UN JARRÓN
El agua mantiene fresca a la flor,
La flor y yo estamos conectados.
Cuando la flor respira, respiro
cuando la flor sonríe, sonrío.
43. AL ENCENDER UNA VELA
Con gran respeto
hacia los innumerables budas
enciendo relajadamente una vela
para qué ilumine la faz de la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario