30 mar. 2012

RECONOCER EL ENFADO



Durante esta semana vamos a tratar de reconocer nuestros enfados ayudándonos en la anterior práctica de parar durante nuestra actividad cotidiana. Al detenernos para respirar intentaremos observar nuestras emociones poniendo especial atención en el enojo o la irritación que podamos tener, sin excluir ninguna otra emoción; en el momento de detenernos podemos estar tristes, agitados, contentos, ansiosos, ilusionados... La práctica consiste en eso: parar, respirar y reconocer nuestras emociones. Reconocer el malhumor cuando está surgiendo es la mejor manera de evitar que crezca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario